Desde hoy, en el departamento Santa María, más niñas y niños tendrán un espacio de cuidado y contención; sus mamás, la posibilidad de terminar sus estudios y trabajar; y la comunidad contará con un centro de referencia para los vecinos. Y es que se pusieron en marcha dos nuevas Salas Cuna: “Anisacate”, en Anisacate, y “Gabriela Mistral”, en Alta Gracia.

“Este programa cuida la primera infancia, tan importante en ese momento de la vida de los pequeños, con la alimentación adecuada para que lleguen en igualdad de oportunidades, y por otro lado para la mujer, para que puedan empoderarse. Esta política es así un derecho de las familias”, indicó la secretaria de Equidad, Carolina Basualdo.

Ambos espacios demandaron una inversión provincial total que superó el medio millón de pesos, para acondicionar los edificios, equiparlos y dotarlos de insumos.

La red provincial de Salas Cuna hoy contiene a más de 16.800 niñas y niños, siendo una política pública que apoya tanto el cuidado y estimulación temprana de la primera infancia, como la promoción de la inserción sociolaboral de mujeres en situación de vulnerabilidad social, brindándoles acompañamiento a ellas y sus familias.

Además, la participación de las pequeñas y pequeños en las Salas, por otra parte, les ofrece igualdad de oportunidades para su desarrollo, situándolos en igualdad de condiciones para afrontar los procesos educativos desde la etapa pre escolar en adelante y asegurando mejores trayectorias escolares futuras.

Más sobre este programa acá